Eneatipo 2: El Ayudante

5/5 - (1 voto)

El Ayudante es solo uno de los nombres que se le atribuyen al Eneatipo 2. También se llama Dador, Altruista, el que quiere ser necesitado, el que da, el que necesita amor. 

“Mi felicidad depende solo de mí. Doy sin esperar nada a cambio porque eso es el verdadero Amor. Me amo a mi misma con todo mi corazón”

El Eneatipo Dos ha olvidado que existe un flujo constante en el dar y recibir en el que todos satisfacemos nuestras necesidades libre y equitativamente. Lo que nos sucede, forma parte de una voluntad universal o divina, que está por encima de nosotros y que no necesita hacer nada porque nada depende de él.

Cuando pierde el contacto con su naturaleza esencial, pierde también el contacto con sus propias necesidades y limitaciones, y que unas personas lo quieren y otras no pero no necesita esforzarse para seducir. Entonces sustituye esta idea por la creencia o construcción mental de que el mundo tiene mucho amor para dar, que conoce mejor que nadie lo que otros necesitan, que para recibir antes hay que dar. “Para que los demás me amen tienen que necesitarme”.

El Dos, el que huye del rechazo y busca agradar.

Ej.: María Magdalena, Teresa de Calcuta, Giacomo Casanova

ENEATIPO 2 CARACTERÍSTICAS

El Eneatipo Dos en esencia comprende que lo que está pasando con él mismo y con los demás está ocurriendo por causa de algo superior y que no hay que hacer nada para que las cosas ocurran.

Su exceso de empatía les hace estar más pendientes de las necesidades de los demás que de las suyas propias. Es como si llevaran implantado un radar de serie para detectar necesidades ajenas, una manera de estar fuera de ellos para no mirar hacia adentro. El Eneatipo Dos tiene una falsa sensación de sobreabundancia, de abundancia de amor, de estar lleno de amor (corazón inflado) y tener mucho amor para dar. No deja de ser una manera de colocarse por encima de los demás, de sentirse una gran persona, alguien privilegiado que tiene mucho que dar a los otros. 

La forma de satisfacer sus necesidades es siendo útil y dando a los demás lo que creen que les hace falta (como si tuvieran una bola de cristal que les permita meterse en la cabeza de las demás personas y adivinar lo que necesitan). De esta manera, ellos piensan que también los demás tienen ese “superpoder” y harán lo mismo por ellos.

El Dos se siente orgulloso de su propia (falsa) bondad: “no tengo necesidades, tú si las tienes y yo tengo la solución”; el orgullo de sentirte bien por poder ayudar a los demás, de convertirse en alguien indispensable para los demás.

Esta postura emocional del orgullo, sustenta la adulación como estrategia mental. La seducción como forma de recibir retroalimentación positiva. La mente del Dos está ocupada en decir y hacer cosas agradables para sentirse satisfechos consigo mismos. Piensa que si lo que hace o dice resulta agradable a los demás, lo querrán, lo aceptará y valorarán y sentirá esa conexión con el otro, eso que tanto busca un Dos.

Cuando descubre que no tiene soluciones para todo y para todos, que puede sentirse cansado, enfadado, con dudas y carencias; cuando es capaz de dar de corazón, sin esperar nada a cambio, de forma desinteresada, sin esperar compensación, descubre la humildad en su corazón. Entonces es capaz de responder (o no) de forma espontánea y libre ante una necesidad externa. 

Suelen ser personas que están muy atentas a los sentimientos y emociones de los demás; enfocan su energía en percibir las necesidades emocionales de las otras personas y hacer lo que les agrada para así conservar la aceptación y aprobación de los demás. Por otro lado, siempre evitan decepcionar a los demás, sentirse rechazados o no valorados, por lo cual generan una gran dependencia de otras personas, de esas de las cuales consideran necesitar su aprobación. Son expresivos, atentos, agradables, dispuestos y con gran energía positiva.

En su cabeza se reproduce de manera repetitiva la pregunta “¿les gustaré?”, y hacen lo posible por cubrir las expectativas de esas otras personas. Esto, a la larga genera una sensación de pérdida de identidad, ¿quién soy realmente?, ¿en quién me he convertido para ser esa persona que los demás esperan que sea?; una pérdida de identidad para agradar siempre. Este comportamiento lleva asociado una engaño o falta de honestidad ya que no se muestran tal cual son, sino que solo muestran aquella cara que consideran que los demás desean ver. Es como si dentro de cada uno convivieran varios personajes y en cada momento se manifieste el que mejor satisfaga las expectativas del que es otra persona importante para el Dos.

Este Eneatipo huye de atender sus propias necesidades y busca agradar.

A la vez, se genera mucha ira por reprimir las necesidades propias para complacer a los demás, por no actuar con la libertad de hacer lo que les apetezca en cada momento.

Cuando analizo este tipo de personalidad siempre me viene a la cabeza la frase “mendigar amor”. La sensación permanente de no ser capaz de que las personas más importantes de mi vida me quieran, no ser merecedora de su amor. De tener un hábito de luchar, de esforzarme, de hacer continuamente cosas por ellos, para que me quieran. Y esas cosas que hago o digo son las que yo imagino qué quieren, porque realmente nunca me han dicho que lo quieren. Es mi cabeza la que imagina que eso es lo que tengo que hacer para ellos, qué decir para que ellos se sientan bien y me agradezcan. Y esto va acompañado de una sensación constante de dualidad entre lo que hago y digo y lo que de verdad quiero hacer o decir. Una especie de sometimiento a los deseos ajenos que pulveriza los propios, como si no tuviese derecho a tenerlos, porque estaría siendo una persona egoísta y entonces me despreciarían. Por qué yo solo quiero que me quieran.

SUBTIPOS ENEATIPO 2

ENEATIPO DOS CONSERVACIÓN (Privilegio)

Esta variante instintiva de autoconservación presenta unas características que pueden hacernos dudar del tipo ya que el orgullo es difícil de observar. También llamadas “Princesas”, es el contratipo del Dos. Es el más dependiente de los demás, se hace agradable, adorable, encantador, juvenil y amigable para que lo cuiden, lo protejan y lo nutran, impulsado por una necesidad de Amor no satisfecha. Buscan un trato especial desde la infancia, quieren mimos (“me miman, luego existo”), utilizan un tipo de seducción infantil.

Es el más miedoso de los tres subtipos Dos, el más sensible a ser herido y con mayor dificultad para confiar en los demás y en lo demás. 

Son divertidos, pero algo distraídos a la hora de cuidar de sí mismos.

Manifiestan más problemas con la libertad y la dependencia.

Pueden confundirse con Eneatipos 6.

Este subtipo crece o evoluciona cuando aprende a observar y trabajar su miedo, su desconfianza y su ambivalencia en sus relaciones. Debe prestar atención a las dinámicas de dependencia que desarrolla y trabajar en su propio poder personal y autoridad.

Ej: María Antonieta, Dorothy (El Mago de Oz)

ENEATIPO DOS SOCIAL (Ambición)

Este subtipo es seductor de entornos y grupos, la seducción de las masas. Son influyentes, competentes e intelectuales. También llamadas “Emperatriz” (el poder detrás del trono).

En ellos el orgullo es más obvio y lo sienten cuando consiguen la conquista de la audiencia. Dan para obtener de forma estratégica; se acercan a las personas adecuadas y hacen cosas importantes. Son cálidos exteriormente, pero insensibles interiormente. Quieren tener poder para probar lo especiales que son. Pueden sentirse superiores, de ahí su nombre ambición que refleja el deseo de “estar en la cima”, ser el “top” y así poder obtener beneficios.

Es el Dos que más da para recibir de los tres subtipos. Territoriales y protectores, por lo que se pueden confundir con Eneatipo Tres u Ocho.

Para poder evolucionar debe observar su necesidad de admiración y poder. Explorar el deseo de manipular, dando para obtener.

Ej.: Eva Perón, Ana Bolena 

ENEATIPO DOS SEXUAL (Seducción)

Este subtipo se empeña en seducir de manera agresiva para conquistar, la seducción clásica, con individuos concretos. Es el arquetipo de “mujer fatal” o conquistador “Casanova”. 

Su energía se enfoca en atraer a personas específicas que puedan satisfacer sus necesidades y alimentar su orgullo: “si no me desean intensamente no valgo, no me quieren”

Es una fuerza de la naturaleza que resulta irresistible, que genera pasión y sentimientos positivos para satisfacer las necesidades de la vida.

Son más generosos, explosivos, invasivos, volubles, impacientes y escandalosos, el más hedonista de los subtipos Dos; el Doble Dos.

Puede confundirse con un Eneatipo Cuatro Sexual.

Su evolución pasa por desarrollar aspectos de sí mismos, separado de sus relaciones íntimas. Observar su comportamiento seductor para moderarlo y explorar sus intuiciones.

Ej.: Cleopatra, Scarlett O´Hara (Lo que el Viento se llevó), Mata Hari.

ENEATIPO 2 CENTRADO

Yo también necesito y puedo pedir ayuda

Esta sería una buena afirmación para un Eneatipo Dos. Un ideal que alcanzar para conectar consigo mismo, mirar hacia adentro y poder identificar su auténtica necesidad. 

Un Eneatipo Dos sano comprende que todos somos amados por lo que somos, no por lo que damos a los demás o cuánto nos necesitan. Que no es necesario cambiar para complacer a los otros. Que puede tomar tiempo para dedicarse, para mirar hacia adentro y ver qué necesita y darse a sí mismo y pedir si es necesario. 

Cuando aparecen la rabia o la tristeza, puede reconocer que algo no está bien, que no se está dando lo que necesita y desea y que tiene todo el derecho a cubrir esas necesidades insatisfechas y que por hacerlo no es egoísta. Y sabe distinguir el egoísmo del amor propio; que, si no sabes amarte a ti mismo, cómo vas a poder amar a los demás con el corazón abierto.

También sabe que es bueno recibir de los demás, que puede pedir ayuda porque su corazón no está tan lleno como para no necesitar nada. Que no es nada ni nadie para dar a los demás porque está en el mismo nivel de necesidad que los otros.

Aprende a decir “no” cuando es apropiado y no necesita dar explicaciones a su respuesta porque simplemente está poniendo límites para evitar que invadan su espacio.

Son personas empáticas, compasivas, bondadosas y sensibles, sinceros, afectuosos, agradecidos y dispuestos. Personas que nutren y se nutren, que aman y se aman incondicionalmente, altruistas que en contacto con la verdadera humildad ayudan desinteresadamente. 

ENEATIPO 2 DESCENTRADO

El movimiento de descentramiento o desintegración del Eneatipo Dos se dirige hacia el Eneatipo Ocho, con el que está conectado por una flecha, en su lado más oscuro. 

eneatipo 2 descentrado

Un Eneatipo Dos descentrado o estresado manifiesta actitudes y comportamientos similares a los rasgos más oscuros de un Ocho, haciéndose valer a sí mismo y sus necesidades de manera muy enérgica. Aparece así en la imagen agradable y cálida del Dos la agresividad, el control, el autoritarismo y la dureza. Se vuelven confrontadores y desafiantes, manifestando su ira de manera extrovertida. Puede sentir rabia y un gran resentimiento si consideran que no ha recibido suficiente agradecimiento por su ayuda (“con todo lo que he hecho por tí y así me lo pagas, desagradecido”).

A su vez, el Eneatipo Dos puede descentrarse hacia el Eneatipo Cuatro y sus cualidades menos iluminadas cuando empieza a compararse con los otros, se lamenta y victimiza; se vuelve más ensimismado y se aparta del mundo para deprimirse.

CÓMO SANAR ENEATIPO 2

El camino de sanación del Eneatipo Dos pasa por asumir las cualidades más iluminadas del Cuatro, centrarse en su esencia adoptando sus conductas y así desidentificarse de su ego.

CÓMO SANAR ENEATIPO 2

Adoptando estos rasgos, el Dos se permite apartarse, desconectarse de los demás para conectar consigo mismo en soledad y así contactar con sus necesidades. Se muestran abiertos a ser totalmente sinceros con respecto a quienes son y qué hacen.

En este punto es capaz de expresarse de manera más creativa y artística.

Una vez realizado este movimiento y habiendo recogido esta buena energía del Cuatro, ya puede dirigirse hacia su otra flecha, el punto Ocho en su lado más positivo o iluminado. Esta energía del punto Ocho le dará mayor seguridad en sí mismo, mayor poder personal, podrá expresarse de manera más directa y honesta y podrá ser más asertivo.

A un Eneatipo Dos le diría, si me permitiera la intromisión de hacer sugerencias:

Quiérete”: no es egoísta asegurarte de que estás bien para poder atender las necesidades de otras personas, esto se llama sentido común, aunque es el menos común de los sentidos. 

“Reconoce la adulación”: identifica esta tendencia a decir o hacer lo que les gusta a los demás como síntoma de ansiedad, de entregar el poder a los demás.

Aprende a pedir ayuda”: no necesitas tener soluciones para todos. Las terapias pueden ayudarte a identificar tus propios problemas, a darte la atención y mimos que sueles dar a otros.

“Practica la asertividad”: pon límites, di “no” cuando te sientas presionado por la exigencia o autoexigencia.

“Sé tú mismo”: deja de convertirte en esa persona que los demás necesitan que seas.

Da cuando te pidan”: evita ofrecer ayuda y consejo de forma automática, puedes ser intrusivo, es mejor preguntar primero qué necesitan. Que no acepten tu oferta de ayuda, no significa que caigas mal o te rechacen.

Sé sincero con lo que quieres”: habla de manera directa, pide, los demás no pueden adivinar lo que deseas.

En tus relaciones, evita rescatar a nadie, permite que los otros se hagan responsables de sus actos. Busca igualdad en tus relaciones, tanto amistosas como románticas, evita personas necesitadas, que parecen tener un imán para ti o no disponibles, porque la triangulación también te atrae de forma peligrosa. No confundas sexo con amor, no busques atención o aprobación a través del sexo.

Recomendaciones para un Eneatipo Dos:

No te metas donde no te llaman

Te haré saber si te necesito

Tú también eres importante

Di claramente lo que quieres 

Aprende a reconocer otras formas de mostrar amor, no todos lo hacen tan libremente como tú

De vez en cuando conviértete en tu prioridad, no es egoísta, es necesario

INFANCIA DEL ENEATIPO 2

El niño Dos aprendió a integrarse en la familia complaciendo y ayudando a los demás para ganarse su amor, su aprobación y sus elogios. De manera inconsciente, el niño Dos se sintió rechazado por la persona responsable de su orientación y estructura en el hogar. De esta forma comenzó a convertirse en un cuidador del resto de la familia para evitar ese rechazo (si soy útil, me van a querer) comenzaron así a esforzarse por complacer a los padres y ser muy obedientes. 

Algunos de ellos son más tímidos, tranquilos y maduros, mientras otros son más dramáticos o bromistas para llamar la atención.

PROFESIONES ENEATIPO 2

Suelen elegir trabajar con otras personas en áreas de trabajo enfocadas en la atención o asistencia como la docencia, la terapia o la sanidad. Ámbitos de ayuda o asociación con otras personas.

Algunos Doses muy extrovertidos pueden ser grandes actores, actrices, oradores. También pueden ser grandes comerciales, asistentes personales, asesores de imagen, decoradores o atención al cliente.

EL ENEATIPO 2 COMO LÍDER

El estilo de liderazgo del Eneatipo Dos es eficaz e indirecto (poder detrás del trono), colocándose en una posición de poder donde no necesita lidiar directamente con situaciones desagradables para el Dos como son el rechazo o la hostilidad. 

Se enfocan tanto en las tareas como en las personas, aunque pueden inclinar excesivamente la balanza hacia éstos últimos.

Al ser personas que buscan la conexión con otras y para las que lo más importante son la relaciones, basan su liderazgo en establecer buenas relaciones con su equipo, clientes y demás personas involucradas, tratando de satisfacer sus necesidades. Es muy importante para ellos un clima laboral y un ambiente de trabajo cálido, inclusivo y optimista.

Potencian la interacción personal al trabajo meticuloso y rígidamente estructurado. Son más productivos en entornos interactivos que de manera aislada y toman decisiones apoyándose en personas de confianza. 

Su gran intuición y perspicacia les hace distinguir con facilidad las fortalezas y áreas de mejora de otras personas y son expertos en encontrar la ocupación perfecta en función de los talentos observados.

La imagen es fundamental, una imagen que proyecta el ser servicial sobre la agresión.

Toma para ti los consejos que das a otro

Tales de Mileto

En el peor de los casos, pueden desear ser vistos y reconocidos para nutrir su popularidad. Pueden ejercer demasiada presión siendo muy exigentes o llegar a olvidar sus propias necesidades en beneficio de las de los demás para hacerse dependientes de otras personas olvidando apoyar a los que de verdad necesitan su apoyo.

ENEATIPO 2 EN EL AMOR Y LA PAREJA

La desconexión de la esencia lleva a pensar al Eneatipo Dos que solo pueden recibir amor si se esfuerzan mucho por satisfacer las necesidades de su pareja. El reconocimiento es vital para los altruistas.

El rechazo les genera una especie de pérdida de identidad (¿quién soy sin ti?), esa identidad que buscan desesperadamente a través del reconocimiento de las otras personas.

Con su ayuda, su energía, su voluntad y expresividad dan a la relación una magia especial. Cuidan de sus parejas, de sus intereses y de sus relaciones.

Son románticos y muestran verdadero afecto, hacen sentirte especial. Su gran apoyo convierte en fáciles los cambios más difíciles. Este apoyo puede ser de gran importancia cuando la pareja se encuentra en dificultades.

Pueden parecer dependientes ya que son muy demandantes de tu tiempo. También son exigentes emocionalmente y quieren que los incluyas en tu vida, en tus planes, que confíes en ellos. Esto puede generar conflicto o dificultades en el caso de relaciones con los Eneatipos más desconectados de las emociones, tanto propias como ajenas. En el caso de la pareja Dos-Cinco, se puede ver con claridad por tratarse de dos Eneatipos completamente opuestos; el Dos quiere conectar con los demás, acercarse; el Cinco desconectar, apartarse.

Las relaciones son lo más importante para este Eneatipo y lucha por mantenerlas a capa y espada, aunque sean relaciones condenadas a la extinción.

ENEATIPO 2. ALAS

Las alas de cada Eneatipo describen la influencia que reciben de sus Eneatipos vecinos. En algunos casos esta influencia es tan marcada que puede generar confusión en la identificación del Eneatipo básico.

Las pautas generales para reconocer o identificar las alas de Eneatipo Dos son:

Dos ala Uno (Servidor)

Cuando la personalidad del Dos se funde con su vecino Uno, recibe su influencia convirtiéndose en una persona más idealista, con un enfoque más objetivo. Son personas más exigentes y autoexigente y prestan más atención a los detalles.

Dos ala Tres (Anfitrión) 

La influencia de Eneatipo Tres hace que la personalidad del Dos sea más segura, ambiciosa, extrovertida y competitiva. También que se exponga o muestren liderando en primera fila y persiguen de la misma manera el ser respetados y resultar agradables.

Si quieres descubrir más sobre el eneagrama y tu eneatipo podemos hacerlo juntos a través de las sesiones de eneagrama de la personalidad, ¿empezamos?

Apúntate a las sesiones de coaching

¿Sientes que es hora de empezar a cuidar de ti, desarrollarte personal y profesionalmente?. No lo dudes más, apúntate a las sesiones y/o solicita más infomarción.

   

 

TIPOS DE COACHING PROFESIONAL

Escrito por Almudena Gómez

Soy coach certificada PCC por ICF y ASESCO, especializada en Coaching Personal, Profesional y de Imagen. Experta en Eneagrama e Inteligencia Emocional. Optimista y curiosa, nunca dejo de aprender y en constante evolución y cambio. Colaboro con organizaciones de distintos ámbitos como coach, formadora y mentora (Crearte Coaching, AVT, La Akademia, Eneagrama Aplicado), donde pongo al servicio mis conocimientos y experiencia. Entrenar mente y emociones para alcanzar bienestar es algo que también facilito a mis clientes de manera individual. He participado y participo en eventos como: Expocoaching, Jornadas Internacionales de ICF, congresos de ASESCO. He facilitado entrevistas donde hablo sobre Eneagrama, Desarrollo Personal y Coaching.

2 Comentarios

  1. Paloma

    Interesantismo Almudena.
    Gracias por tu sensibilidad e inteligencia emocional.

    Responder
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARTE…

ENEATIPO 4: El INDIVIDUALISTA

ENEATIPO 4: El INDIVIDUALISTA

El Individualista, el Romántico, Bohemio, Artista, Aristócrata, Melancólico, Especial, Víctima son muchos de los nombres por los que se conoce al Eneatipo 4. “Al fin y al cabo la grandeza del arte...

ENEATIPO 3: El Realizador

ENEATIPO 3: El Realizador

El Realizador es uno de los múltiples nombres que se atribuyen al Eneatipo 3. También se le llama Triunfador, Exitoso, Ejecutor, el que quiere ser admirado, El Mejor.  “Soy emoción pura, soy...